Derecho de la competencia propiedad industrial e intelectual

Competencia desleal de socios y/o administradores y actos desleales

Es habitual en el mundo empresarial que se produzcan situaciones de competencia desleal que son provocadas por uno de los socios no administrador, o por un socio que a su vez ostenta el cargo de administrador. En ambos casos aunque puedes tener la misma gravedad sobre la situación provocada en la sociedad, sin embargo por tratarse de situaciones jurídicas distintas, la normativa aplicable a ambos casos es distintas a la hora de corregir dichas actuaciones impidiendo la competencia y en su caso resarcir a la sociedad perjudicada de los daños y perjuicios causados.

Competencia desleal por socios administradores. Creación de sociedad idéntica y paralela.

Se considera desleal crear una sociedad paralela con idéntico objeto social, sin que sea autorizada por la junta de socios. Se trata de un presupuesto objetivo por el que el simple hecho de realizar el acto de creación o participación, sin que puedan constatarse lesiones, es motivo de deslealtad sancionada con el cese del administrador.
En caso de no tener mayoría suficiente para acordar el cese, este ha de ser solicitado en el juzgado de lo mercantil del domicilio social de la sociedad contempladas en el artículo 232 de la LSC, todo ello sin perjuicios de las indemnizaciones que pudieran corresponder a la sociedad por actos desleales.
Estas sanciones son equiparables si dichos actos son cometidos Personas vinculadas a los administradores, según lo dispuesto en el artículo 231 de la LSC:
a) El cónyuge del administrador o las personas con análoga relación de afectividad.
b) Los ascendientes, descendientes y hermanos del administrador o del cónyuge del administrador.
c) Los cónyuges de los ascendientes, de los descendientes y de los hermanos del administrador.
d) Las sociedades en las que el administrador, por sí o por persona interpuesta, se encuentre en alguna de las situaciones contempladas en el apartado primero del artículo 42 del Código de Comercio.
e) Los socios que se encuentren, respecto del administrador persona jurídica, en alguna de las situaciones contempladas en el apartado primero del artículo 42 del Código de Comercio.
A su vez para evitar que la sociedad quede sin administrador, en caso de no tener mayoría para acordar el cese, hay que solicitar una convocatoria de junta judicial para nombramiento de nuevo administrador junto con la demanda de cese del administrador.
.
• Realizar transacciones con la sociedad, excepto que se trate de operaciones ordinarias, hechas en condiciones estándar para los clientes y de escasa relevancia, entendiendo por tales aquéllas cuya información no sea necesaria para expresar la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la entidad.
Utilizar el nombre de la sociedad o invocar su condición de administrador para influir indebidamente en la realización de operaciones privadas.
Hacer uso de los activos sociales, incluida la información confidencial de la compañía, con fines privados.
Aprovecharse de las oportunidades de negocio de la sociedad.
Obtener ventajas o remuneraciones de terceros distintos de la sociedad y su grupo asociadas al desempeño de su cargo, salvo que se trate de atenciones de mera cortesía.
Desarrollar actividades por cuenta propia o cuenta ajena que entrañen una competencia efectiva, sea actual o potencial, con la sociedad o que, de cualquier otro modo, le sitúen en un conflicto permanente con los intereses de la sociedad.
Estas conductas, a pesar de ser desleales, pueden ser autorizadas por la junta e incluso ratificadas a fin de evitar responsabilidades. En dicho acuerdo ha de abstenerse votar el socio-administrador afectado por la autorización.

Competencia desleal del socio no administrador.

La competencia también puede realizarse por un socio que no siendo administrador, sin embargo por la cercanía a la administración de la sociedad o por ser apoderado y a la información sensible de la misma, puede realizar actos dirigidos a la creación de otra sociedad en beneficio propio o bien simplemente aprovechar dicha información en beneficio de otra sociedad o de terceras personas vinculadas a el socio. En esta situación, la competencia del socio no conlleva la exclusión de la sociedad, pero sin embargo en nuestro despacho le asesoramos como además de entablar acciones para cesar la conducta de competencia desleal del socio y resarcir a la sociedad de los daños causados por dicha conducta, cómo dicho socio puede ser separado de la sociedad a través de la figura de la “clausula de exclusión no escrita”. La Ley de Competencia sería la que nos proporcionaría los mecanismos para defender a la sociedad de la competencia y deslealtad del socio no administrador, así como el derecho civil.
La prescripción de las anteriores acciones es de un año desde que se tiene conocimiento de la conducta, por ello es importante la actuación rápida en defensa de la sociedad.

Derecho de la competencia.

Somos especialistas en la aplicación de la normativa expuesta en la ley de Competencia. Se trata de una norma compleja pero de gran trascendencia debido a que la sociedad o empresa que sufre actos de competencia desleal de forma constante por otra sociedad o por algún administrador o antiguos trabajadores pueden encontrarse en poco tiempo en sería dificultades debido a la pérdida masiva de ingresos directos que puede llegar incluso al cierre de la compañía.

Competencia desleal.

Se reputa desleal todo comportamiento que resulte objetivamente contrario a las exigencias de la buena fe y que conlleven una distorsión de la Libre competencia en el mercado. La competencia desleal puede ser realizada por cualquier persona o sociedad con o sin ningún tipo de vinculación en la sociedad afectada; es por ello que la Ley de Competencia puede ser complementaria de la Ley de Sociedades de Capital en aquellos casos donde la competencia sea realizada por socios o administradores o trabajadores que tienen o han tenido alguna vinculación con la sociedad afectada por la competencia desleal; o una aplicación individual y directa de la Ley de Competencia cuando por el contrario de lo anterior la competencia desleal es realizada por otra sociedad o persona que no tienen o han tenido ningún tipo de vinculación con la sociedad afectada.
En todos los casos existen una serie de acciones dirigidas a cesar la conducta desleal y a resarcir a la sociedad de aquellos daños y perjuicios que la competencia desleal haya causado a la sociedad.

Demandas judiciales en defensa de la competencia.

La normativa prohíbe además de cualquier acto que se realice con mala fe, los actos de:

• Engaño y confusión.
• Imitación.
• Aprovechamiento del esfuerzo y reputación ajenos.
• Violación de secretos.
• Captación desleal de empleados y clientela.
• Explotación de situaciones de dependencia económica.

Para defensa de la sociedad que sufre competencia desleal se pueden realizar las siguientes acciones:
• Acción de declaración de deslealtad.
• Acción de cesación.
• Acción de resarcimiento de daños y perjuicios.

Desde nuestro despacho asesoramos de forma preventiva evitando que antiguos empleados, directivos e incluso administradores realicen actos de competencia que pueda ser perjudicial para la sociedad.

En caso de estar sufriendo actualmente alguno de estos actos interponemos demanda de competencia desleal en defensa de la sociedad perjudicada, si por el contrario está siendo demandado por competencia desleal asesoramos y preparamos su defensa.

Patentes y marcas.

Registro de marcas comerciales y renovaciones. Registro de patentes o de innovaciones. Defensa ante los tribunales de la perturbación de los derechos en este ámbito. Defensa frente a la competencia desleal.

Propiedad intelectual.

Registro de Propiedad Intelectual y defensa frente a incursiones en los derechos de autor.

Contáctanos ahora y resolveremos tus dudas